El nombre de Rebirth no es sólo un capricho, es una declaración de intenciones. Siempre que las cosas no resultan de la mejor forma, es necesario renacer un poco.
Con las pasadas experiencias, hemos aprendido mucho y el 2016 incorporamos más polluelos a nuestra casa deportiva.

“Queremos hacer de Rebirth una familia para muchos equipos con un mismo objetivo. Para llegar a una meta, primero debemos visualizarla”.

Este año será de crecimiento, no sólo para nuestra escuadra de League of Legends, pilar fundamental de Rebirth, sino que en otras disciplinas donde tenemos participación, y ¿porqué no? buscar nuevos horizontes.

Comments

0